REFLEXION DE LA HORA por el Rev Néstor Blanco

El contacto con las personas durante largos años de ministerio nos ha enseñado algunas verdades interesantes con respecto a la oración. Tener un buen concepto del Evangelio no hace a una persona cristiana; hace falta compromiso. Hacer simplemente una petición en oración no nos garantiza la respuesta que esperamos. Hace falta algo más. Hace falta relación.

Miles de cristianos sufren al no recibir lo que han pedido porque su relación con Dios es demasiado plana, demasiado simple. Es como si no hubiera matices que determinan cómo es que Dios nos responde. Los cristianos tenemos un Manual de Instrucciones Espirituales que se llama la Biblia, la Palabra de Dios, y a menos que lo consultemos antes, vamos a tener los resultados deseados.

Esta desviación acerca de la oración es tan antigua como contemporánea. De manera que Ud. no debe angustiarse por haber experimentado ese vacío. Usted no es la primera persona ni será la última que sufra por eso. Otros, con mucho más conocimiento que Ud. ya lo vivieron y sus experiencias quedaron plasmadas en la Palabra de Dios para que nos viéramos en ese espejo. Estemos claros en que Ud. puede pedir lo que quiera y Dios se reserva el derecho de concederle lo que Él quiera. Dios no hace eso por arbitrariedad ni por capricho, sino por amor hacia nosotros. ¿curioso, verdad? 25/7/16

******

John Ortberg. Pasión por Jesús

A satanás no le asustan los gritos ni los alardes de los creyentes que no tienen una relación íntima con Jesús. Él sabe que mientras las tinieblas dominen en muchos aspectos de su vida sin que nadie las desafíe ni las venza, esos creyentes no son una verdadera amenaza para su reino. A quien satanás teme es a Jesús. Si los creyentes no están llenos de la realidad y del conocimiento de Cristo, el diablo sabe que es cuestión de tiempo hasta que se conviertan en víctimas y no en vencedores.

A nuestro enemigo le preocupan los creyentes que buscan la pureza, la sencillez y la entrega a Jesús. Huye ante la espada del Espíritu cuando la empuñan hombres y mujeres que tienen una historia de fidelidad y obediencia por medio de su intimidad con Dios. Lo que obstaculiza la obra satánica son las oraciones de los intercesores santos que atraviesan las tinieblas, revelando y destruyendo sus fortalezas. (2ª.Cor. 10:50).

La intimidad con Dios es un medio efectivo para pelear la guerra espiritual, porque la pasión por Jesús, la pureza y la oración perseverante constituyen obstáculos para satanás. El más débil e inmaduro de los creyentes, si tiene el corazón centrado en esa pasión santa, se va a volver una amenaza para el reino del mal.

Visitas: 34

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de CristianoBook para añadir comentarios!

Participar en CristianoBook

© 2017   Creado por Pablo Roman Caballero.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio