Cesarea de Filipo era una ciudad literalmente edificada sobre una roca. Fue en esta área donde Cristo preguntó a sus discípulos: "¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?"(Mateo 16:13). Varias respuestas fueron dadas. Unos estaban diciendo que era Juan el Bautista, resucitado de los muertos; otros pensaban de El como Elías; y todavía otros decían que El era Jeremías o uno de los profetas. Luego el Señor les hizo la pregunta directamente a los discípulos: Y ustedes, ¿quién dicen que soy? (Mateo 16:15). Entonces hizo Pedro una confesión noble de su fe: "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente". Muchas cosas condujerón a Pedro hacia esta conclusón. Había visto los milagros de nuestro Señor, emocionado por sus discursos incomparables, y contempló su vida perfecta. Pedro tal vez habló con los sentimientos de los otros apóstoles, porque ninguno lo contradijo.

Después de la confesión de fe de Pedro, de aquel como el Hijo de Dios, Cristo dijo: "Bienaventurado eres, Simon, hijo de Jonás, porque no te reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos" (Mateo 16:17-19).

Este es un pasaje de las escrituras que es muy significativo; note una verdad claramente sugerida del pasaje:

I.- LA IGLESIA FUE EDIFICADA POR CRISTO.

La primera verdad aprendida es que la iglesia del Nuevo Testamento fue edificada por Jesucristo mismo. Cristo le prometió a los apóstoles, "edificaré mi iglesia". La iglesia edificada por Cristo es un organismo divino y es en fe, doctrina, organización, culto, unidad, y términos de afiliación lo que el Señor la hizo. En este respecto la iglesia es perfecta y no puede ser mejorada. De este modo, en establecer su iglesia, la original y verdadera iglesia, El enseñó que nunca tuvo ningún otro la autoridad divina de originar una iglesia.

Cuando Cristo habló de edificar la iglesia, El usó el término posesivo, "mi iglesia". Así es que, la iglesia, es iglesia de Cristo porque El la edificó. Otra vez, la iglesia es de Cristo porque El la compró con su propia sangre (Hechos 20:28; Efesios 5:25-27). Cuando Pablo habló de varias congregaciones de la iglesia del Señor, dijo una vez, "las iglesias de Cristo..." (Romanos 16:16). Gramaticalmente, la expresión, la iglesia de Cristo, no es un título; es simplemente un término descriptivo indicando que la iglesia es posesión de Cristo -una frase preposicional denotando dominio de la iglesia.

II.- LA IGLESIA NO FUE EDIFICADA SOBRE PEDRO.

La iglesia no fue edificada sobre Pedro, sino sobre la confesión de Pedro particularmente, "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente".

Cuando Cristo dijo, "sobre esta roca," El no se refirió, directamente, ni personalmente, ni a El, ni a Pedro. Entonces, ¿qué es la roca? Sin duda, es la verdad que Pedro expresó. En esa verdad fue edificada la iglesia, y sobre esa verdad permanece hoy en día. Esta realidad es "el fundamento" del cristianismo. Jesús como el Hijo de Dios (no solamente un hombre bueno como enseñan los modernistas) es la verdad que debe ser creída y confesada por cada persona al hacerse miembro de la iglesia, (Hechos 8:37; Romanos 10:9-10).

Hay tres palabras griegas en Mateo 16:18 que deben ser notadas cuidadosamente:

1. Petros.- Traducida "Pedro", un sustantivo, género masculino, significando una piedra (roca), un pedazo de piedra.

2. Petra.- Traducida "piedra", "roca", un sustantivo, género femenino, significando "el fundamento", una piedra sólida o una gran peña (una palabra diferente a Petros).

3. Ekklesía.- Traducida "iglesia", un sustantivo, género femenino, significando una asamblea o congregación (Hechos 19:32,39,41). Aqui significa la asamblea de la gente del Señor llamada del mundo en un sentido espititual.

Los que creen que la iglesia fue edificada sobre Pedro creen que Cristo dijo aquí: "Pedro, tú eres una piedra, y sobre ti edificaré mi iglesia". De esto infieren la primacía de Pedro sobre los otros apóstoles y tambien sobre toda la iglesia. Pero Cristo no dijo esto.

El lenguaje de Cristo impide la suposición que Pedro fuese la piedra angular de la iglesia. Note:

(1) Cristo es el constructor de su iglesia; (2) la piedra, la cual es la verdad que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, es la piedra angular; y (3) Pedro está en la puerta, teniendo las llaves. Es una regla de lenguaje que una persona no puede ocupar diferentes posiciones en el mismo ejemplo al mismo tiempo. Por lo tanto, Pedro está donde Cristo lo puso particularmente, como portero con las llaves.

Centenares de años antes de que Cristo naciera, Isaías profetizó: Por tanto, Jehová el Señor dice así: He aquí que yo he puesto en Sión por fundamento una piedra, piedra probada, angular, preciosa, de cimiento estable; y el que creyere, no se apresure." (Isaías 28:16).

El apóstol Pedro aplicó esta profecía a Cristo, declarándolo la piedra viviente sobre la cual los cristianos son edificados, la piedra angular, elegida preciosa, la cual ha sido colocada en Sión (Jerusalen). Los cristianos son igualmente piedras vivientes, una casa espiritual, la iglesia. Este era el entendimiento que Pedro tenía del lenguaje de Cristo cuando dijo; "sobre esta roca edificaré mi iglesia", (I pedro 2:3-8; Hechos 4:11-12; Efesios 2:18-22).

Que la iglesia es edificada sobre Cristo Jesús como el Hijo de Dios, y no sobre Simón Pedro, es aun confirmada por las palabras de Pablo a la iglesia de Corintio: porque nadie puede poner otro fundamento que el que esta puesto, el cual es Jesucristo" (1 corintios 3:11; 10:4). Pablo colocó este fundamento en esa ciudad cuando predicó que Jesus era el Cristo (Hechos 18:1-5).

Así que cristo dijo: "Tú eres Pedro (Petros) y sobre esta piedra (Petra) edificaré mi iglesia". Cristo definitivamente declaró que no edificaría su iglesia sobre "petros" o Pedro, sino sobre "petra". Estando familiarizados con la antigua ciudad de rocas llamada Petra, puesta en los altos precipicios de Edom, los apóstoles correctamente entendieron las palabras de Jesús, "sobre esta Petra edificaré mi ekklesía", significando que edificaría su iglesia sobre la gran verdad que Simón Pedro había confesado, eso es, sobre su divinidad, y no sobre Pedro. Por esto, la iglesia del Señor es edificada sobre la maciza roca, que es Cristo. No tiene ningún otro fundamento.

Si los infieles (paganos) pudieran reprobar la confesión de Pedro, que "Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios", toda la iglesia caería en ruinas inmediatamente. En una figura de hablar, esta verdad es la roca poderosa sobre la cual Jesús edificó su iglesia.

III.- LA EDIFICACION DE LA IGLESIA ERA FUTURA.

 La tercera lección para ser aprendida de este texto es que la iglesia no había sido edificada en el tiempo de esa conversación. "Edificaré" es tiempo futuro, e implica edificar comenzando desde la fundación. Ni abraham, ni Moisés, ni Juan el Bautista edificaron la iglesia del Señor. Hacía tiempo, todos habían muerto cuando Cristo dijo "sobre esta roca edificaré mi iglesia", Juan el Bautista nunca fue miembro de la iglesia (Mateo 11:11). La iglesia fue establecida en Jerusalén en el primer Pentecostés después de que Cristo resucitó (30 A.D.). Cada vez que algo es dicho de la iglesia o del reino de Cristo antes del Pentecostés siempre es en el futuro; pero cada vez que uno lee de la iglesia después de ese día, siempre se habla de algo en existencía, (Mateo 3:1-2; 6:9-10; Marcos 9:1; Hechos 1:6-8; 2:1-4; Colosenses 1:13-14; Apocalipsis 1:9). El Señor profetizó que la iglesia tendría su origen en la ciudad de Jerusalén, (Isaías 2:2-3; Zacarías 1:16; Lucas 24:47; Hecos 2:11-15).

Así que el hombre aprende cuándo, donde, y por quién fue establecida la iglesia. La iglesia fue establecida en el día de pentecostés, en Jerusalén, por Cristo y por medio de los apóstoles inspirados.

IV.- CRISTO PROMETIO ESTABLECER SOLAMENTE UNA IGLESIA.

Ademas, Cristo habló de la iglesia en singular. En el sentido de organizaciones religiosas diferencíandose la una de la otra en nombre, doctrina y práctica, Cristo estableció solamente una. Es "iglesia" (singular), y no "iglesias" (plural). "Sobre esta roca edificaré mi iglesia". Aunque el Nuevo Testamento habló de muchas congregaciones, Jesús edificó solamente una; y la Biblia repetidamente habla con énfasis de la unidad de la iglesia, (ver I corintios 12:12, 20:27; 8:5-6; Efesios 1:22-23; 4:4-6). Hay un cuerpo. Ese cuerpo es la iglesia. Hay solamente un cuerpo, así como existe solamente un Señor.

Por eso, la expresión, las iglesias de Cristo, significa las congregaciones locales pertenecientes a Cristo, las cuales tienen la misma fe y práctica. La única unidad de organización de la iglesia del Señor es la congregación local, independiente en su gobierno; dirigida por ancianos, y cuya dirección suprema es Cristo (ver Hechos 14:23).


Visitas: 30

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de CristianoBook para añadir comentarios!

Participar en CristianoBook

Sobre

Interesantes Articulos

My Privacy Policy Page

Necesitas la Oracion

http://bit.ly/OREMOSADIOS

Si deseas que oremos por ti, tenemos hermanos intercesores orando 24 horas al dia. Oprime SOBRE LA FOTO.

© 2018   Creado por Pablo Roman Caballero.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio