PROSIGUE HABLANDO DE CRISTO

PASTOR: JORGE L CINTRÓN

 

Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía.” Lucas 5:5,6

El evangelista Lucas presenta el llamado de Pedro más o menos de la siguiente forma:

 

Una vez Jesús estaba a la orilla del Lago de Galilea, y la gente se amontonó a su alrededor para escucharle. Él vio dos barcas en la playa. Estaban vacías porque los pescadores estaban lavando sus redes. Una de esas barcas era de Simón Pedro. Jesús subió a ella y le pidió a Pedro que la alejara un poco de la orilla. Luego se sentó en la barca, y desde allí comenzó a enseñar a la gente.

Cuando Jesús terminó de enseñarles, le dijo a Pedro:

—Lleva la barca a la parte honda del lago, y lanza las redes para pescar.

Pedro respondió:

—Maestro, toda la noche estuvimos trabajando muy duro y no pescamos nada. Pero, si Tú lo mandas, en  tu palabra voy a echar las redes.

Fueron tantos los pescados que recogieron, que las redes estaban a punto de romperse. Entonces hicieron señas a los compañeros de la otra barca, para que fueran enseguida a ayudarlos. Llenaron las dos barcas. Y las barcas estaban a punto de hundirse.

Al ver esto, Pedro se arrodilló delante de Jesús y le dijo:

—¡Señor, apártate de mí, porque soy un pecador!

El temor se apoderó de Él y de todos los demás. Jesús le dijo a Pedro:

—No tengas miedo. De hoy en adelante serás pescador de hombres.

 

Los evangelistas Mateo y Marcos presentan el llamado de Jesús a Pedro de una forma más breve.

 

“Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores. Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres. Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron”. (Mateo 4:18-20)

 

Si se desea armonizar los relatos de los sinópticos -Mateo, Marcos y Lucas- con Juan se debería afirmar que antes de este llamado, Pedro, había tenido un conocimiento previo sobre Jesús cuando su hermano Andrés le trajo ante Jesús. “Jesús al verlo le dijo Tú eres Simó, hijo de Jonás; tú serás llamado Cefas (que quiere decir Pedro)” (Juan 1:42)

 

La versión Reina-Valera 1960 denomina la historia del llamado de Pedro; La pesca milagrosa.

 

Pedro y sus compañeros de pesca habían intentado durante toda la noche sacar peces del Lago Genezareth y no habían pescar un solo pez. Estaban lavando las redes para retirarse del lugar al Jesús encontrarse con ellos. Jesús le pide a Pedro que retire un poco la barca de la orilla y le permita usarla para desde allí enseñarle al gentío que le ha estado siguiendo. Al finalizar su enseñanza, Jesús le dice a Pedro: “Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar.” La reacción de Pedro fue: “Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red”. Encerraron tan gran cantidad de peces, que su red se rompía. Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús. La pesca se convirtió en una pesca milagrosa.

 

El orden que establece Lucas en su evangelio tiende a puntualizar que antes de que aconteciera este milagro ya Pedro tenía conocimiento de la autoridad y del poder de Jesús. Jesús ante los ruegos que le habían hecho había entrado a la casa de Pedro y había sanado a su suegra de una gran fiebre que tenía y esta le servía. Antes de haber entrado a la casa de Pedro había estado en la sinagoga y había echado fuera un espíritu de demonio inmundo, de un hombre.

 

Ahora, ante la milagrosa pesca, el recuerdo de la sanidad de su suegra y la liberación del hombre que tenía un espíritu inmundo Pedro cae de rodillas ante Jesús diciéndole Señor apártate de mí porque soy pecador.

 

El pecado tiende en muchas ocasiones a tratar de obstaculizar lo que el amor de Dios desea hacer en una persona.

 

Pablo escribió a los romanos: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”.(Romanos 5:8) y más adelante afirma: “mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia; para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro”. (Romanos 5:20,21)

 

Jesús ante esa expresión le dijo a Pedro: “No temas; desde ahora serás pescador de hombres”. (Lucas 5:10)

Cuando trajeron a tierra las barcas, dejándolo todo, Pedro le seguía.

 

La historia del llamado de Pedro, según el evangelio de Lucas, presentan indicaciones que apuntan a unos elementos para que surja un milagro.

 

“Pedro le dijo a Jesús: toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado”. Un milagro puede surgir cuando hay una situación que por el esfuerzo humana y/o por las fuerzas naturales no se puede transformar la misma. Un milagro puede surgir cuando hay impotencia para resolver una situación

 

Jesús le dijo a Pedro: “Boga mar adentro”. Un milagro puede surgir cuando se está dispuesto a tener más intimidad con Cristo.

 

“Mas en tu palabra echaré la red”. Un milagro puede surgir cuando se cree la Palabra que ha salido del Trono de Dios. Un milagro puede surgir cuando se pone en acción la Palabra de Dios,

 

El milagro de la pesca milagrosa durante la experiencia del llamado de Pedro no fue la única que él experimentó.

 

El evangelista Juan presenta, al final de su escrito, que Pedro y los discípulos, después de la crucifixión de Jesús, fueron a pescar. El Jesús resucitado se les apareció.

 

Les dijo: Hijitos, ¿tenéis algo de comer?

-Ellos le respondieron: No.

 

Ellos no habían podido pescar nada..

 

Jesús les dijo: Echad la red a la derecha de la barca, y hallaréis.

 

Entonces echaron, la  red y ya no la podían sacar, por la gran cantidad de peces

 

Los creyentes en Cristo tienen que estar consciente que la vida cristiana no es una filosofía de vida. La vida cristiana es una intimidad continua con Cristo. Es permitir que Él sea no tan solo el Salvador, sino también el Señor. Es estar dispuestos a hacerlas cosas de acuerdo a lo que Él le pida a uno hacer.

 

La iglesia tiene que recordar que no es una institución cualquiera. No es igual a las otras  instituciones que hay en la sociedad. La iglesia tiene que seguir las instrucciones que Jesús le da.

 

La razón de ser  del creyente y de la iglesia es hablarle a otros del amor de Dios y que ese amor está disponible para que sus vidas sea transformadas.

 

¡Hay que proseguir hablando de Cristo!

 

(Este mensaje será presentado el domingo 9 de septiembre de 2018 a las 10:15am en el Pabellón de Oración de la Primera Iglesia Bautista de Cayey.)

Visitas: 4

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de CristianoBook para añadir comentarios!

Participar en CristianoBook

1.MAESTRÍA en Teología y Estudios Bíblicos. Visitar este enlace:

http://www.institutobiblicohosanna.com/?p=5966

2.DIPLOMA PROFESIONAL en Capellanía Cristiana. Visitar este enlace:

http://www.institutobiblicohosanna.com/?p=5612

3.DIPLOMA en Estudios Bíblicos, . DALE AQUI:

http://www.institutobiblicohosanna.com/?p=5798

4.DIPLOMA en Consejería Cristiana. Visitar este enlace:

http://www.institutobiblicohosanna.com/?p=5860

My Privacy Policy Page

Necesitas la Oracion

http://bit.ly/OREMOSADIOS

Si deseas que oremos por ti, tenemos hermanos intercesores orando 24 horas al dia. Oprime SOBRE LA FOTO.

© 2018   Creado por Pablo Roman Caballero.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio