Oración y Unidad, necesidades primordiales de la Iglesia.por el rev Néstor Blanco

Hola amigos:

Ningún ser humano vive 

en un vacío espiritual.  Si no cultivamos una vida de oración, estamos cultivando otra vida. Jamás podremos ser neutrales. Cristo lo dijo de otra forma: “…quien  conmigo no recoge, desparrama”.
Néstor A. Blanco S

.Bnvenidos al milagro de la oración! Te invitamos a venir al altar a disfrutar de la presencia de Dios; porque en medio de los ruidos que produce nuestra vida necesitamos escuchar su voz, y -lo que es más importante- obedecerla. No nos referimos al altar de incienso donde Zacarías, el padre de Juan el Bautista se encontró con un ángel; ni tampoco al altar de sacrificios de expiación donde se procesaban los pecados en el Antiguo Testamento; ni de ninguna otra forma física que relacionemos con sitios religiosamente definidos. La invitación es a separar y a consagrar un espacio diario de nuestro tiempo, aunque sea breve, para orar y rendirnos así ante el Altísimo. En cualquier momento y lugar en que hagamos eso estaremos construyendo espiritualmente nuestro altar, donde el Señor, con toda seguridad, siempre nos estará esperando para transformarnos. ación. La Iglesia es Una Sola.
Néstor A. Blanco S.
Somos la iglesia, no somos “una” iglesia. La gloriosa iglesia de Jesucristo tiene un enemigo formidable que sabe que un cuerpo dividido en sí mismo no permanece. Por ello la unidad requiere INVERSIÓN de un esfuerzo espiritual. El Señor nos llama a estar “solícitos en guardar la unidad en el vínculo de la paz”. Renunciemos con humildad a esa postura recalcitrante que nos encierra indiferentes en las torres de marfil de nuestras organizaciones religiosas en donde hemos estado atrincherados para no contaminarnos con esos creyentes “inferiores” que nos avergüenzan porque son “fríos”, o “intelectuales”, o bulleros. Recuperemos el altar de oración íntima donde derramábamos nuestra alma al Señor para que la presencia inconfundible del Espíritu Santo produzca en nosotros un quebrantamiento tal, que conteste la oración que nuestro Salvador hizo hace dos milenios: “Para que todos sean uno…”

Visitas: 9

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de CristianoBook para añadir comentarios!

Participar en CristianoBook

© 2017   Creado por Pablo Roman Caballero.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio