Hay una antigua e interesante historia en la Biblia la Palabra de Dios que nos muestra cómo pensaba un hombre
acerca del sufrimiento. Quiero compartirla contigo ahora. “Hubo un hombre llamado Job. Era muy bueno, recto y apartado del mal. Era amable con sus sirvientes y tenía una familia grande.

Era el hombre más rico de la región y tenía muchos animales. Todo parecía marcharle bien a Job.

 

Pero como Job tenía fe en Dios y era un hombre recto, llamó la atención de Satanás. Satanás o el Diablo es un espíritu malo y poderoso y es enemigo de Dios y de los seres humanos.
Satanás se presentó ante Dios para acusar a los seguidores del Señor.

Dios le dijo: ¿No has considerado a mi siervo Job? Y escucha lo que Dios dijo de él… “no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? (Job 1:8) Satanás dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? ¿No le has cercado alrededor a él  y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto sus bienes han aumentado sobre la tierra. Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia.

Dios entonces dijo: Has lo que quieras con sus posesiones pero no dañes su cuerpo. Pruébalo y verás si permanece fiel a mi. Y Satanás actuó contra Job. Un número de desastres cayeron sobre todas sus posesiones y
sus hijos. Pero Job en dolor y en shock, aún confió en Dios. La Biblia dice:  En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno.” (Job 1: 9-12 y 22)

Otra vez se presentó Satanás y Dios le dijo: “¿No has considerado a mi siervo Job… que permanece fiel?”

Sí, dijo Satanás…”pero lo más importante para un hombre es su salud. Quítasela y verás si no te maldice.”

 

Así que Dios permitió a Satanás quitarle la salud a Job, pero le pidió que respetara su vida. (2:6) A Job le salió una sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza. Físicamente Job estaba sufriendo, se sentó sobre cenizas y tomó un tiesto para rascarse. Sus tres mejores amigos y su esposa pensaron que había pecado contra Dios y le urgían que confesara sus pecados. No tenían cómo ayudarle, tampoco le dieron palabras de consuelo. Las personas que acostumbraban tratarlo lo evitaban y lo acusaban de haber hecho cosas impropias.

 

¿Puedes imaginar el sufrimiento por el cual estaba atravesando este hombre?

 

Job no sabía de la batalla que se estaba librando entre Dios y Satanás en el mundo invisible. Satanás odiaba a Dios. Quería que Job lo maldijera; pero Job tenía una gran fe y sabía cómo era Dios. Su sufrimiento le acercó más a Dios. Él dijo: “Yo sé que mi Redentor vive, y al fin se levantará sobre el polvo. Y después de
deshecha esta mi piel, en mi carne he de ver a mi Dios; al cual veré por mi mismo y mis ojos lo verán y no otro. Aunque mi corazón desfallece dentro de mi.”

Pensemos por un momento… Job estaba seguro que era inocente ante Dios, y comparado con otros, era una muy buena persona. Tendría que haber sido muy difícil para él escuchar a sus amigos discutiendo por qué razón estaría él sufriendo tanto. Y Job se sintió confundido, porque siempre supo que Dios  sólo permite que le
sucedan cosas buenas a la gente buena. Aun, aunque se sentía confundido tenía claro en su mente y dijo:”Más Él conoce mi camino, me probará y saldré como oro. Mis pies han seguido sus pisadas; guardé Su camino y no
me aparté. (23:10) Job creía que llegaría a ser una mejor persona, refinada como el oro, luego que hubiera pasado el sufrimiento.

Tenía una fe maravillosa en el amor y la justicia de Dios. El confiaba en que aunque las cosas no parecieran muy bien en esta vida, algún día la justicia de Dios se mostraría.

Dios mostró a Job Su grandeza a través de cosas que él pudiera ver, como las estrellas, las tormentas y las criaturas del mundo natural. Job comprendió cuán poderoso y sabio es Dios y así aprendió a confiar en Él en esas cosas que no podía ver ni entender (Cap. 42). Eso era suficiente para él y estaba contento.

Al fin Dios restauró la salud de Job y lo prosperó dándole una familia otra vez. Fue mejor que antes que comenzaran sus pruebas. Elevó una alabanza y adoración a Dios porque le conoció de una manera más profunda. Dios es grande, infinito y eterno,
cada día podemos aprender algo más acerca de Su grandeza. Cuando las tragedias y desastres nos golpean, por lo general no podemos comprender lo que está sucediendo. Pero si confiamos en Dios, El nos ayudará y nos
dará la fuerza para pasar a través de las pruebas. Te invito a seguir confiando, poniendo tu fe y confianza en el bondadoso y amante Dios que nos cuida. El Salmo 56:8 dice que Dios junta nuestras lágrimas en su
redoma, las anota en su libro. Nada de lo que nos sucede escapa del cuidado amoroso de Dios- Nuestro Padre Celestial. Sigue confiando en el Señor – Él te cuida cada día.

Visitas: 9744

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de CristianoBook para añadir comentarios!

Participar en CristianoBook

Comentario por MONICA PATRICIA ROLDAN el noviembre 10, 2011 a las 2:40pm

HERMOSA HISTORIA, ME DA A ENTENDER QUE EL SUFRIMIENTO NOS AYUDA A SER FUERTES Y A CONFIAR EN MI SEÑOR JESUS, NO IMPORTA CUANTO LASTIMA AL FINAL SEREMOS MAS VALIENTES COMO DICE NO HAY AMARGURA SIN DULSURA ETC.

LO QUE ME LLEBO EN MI SER, ES QUE NUNCA ESTARE SOLA SIEMPRE TENDRE A MI LADO A MI SEÑOR. REY DE REYES, SEÑOR DE SEÑORES DIOS ETERNO Y ADMIRABLE AMEN.

Comentario por novella huffman el julio 4, 2011 a las 7:16pm

La historia de Job es para mi de gran ayuda nos ayuda a fortalecernos y seguir adelante en las pruebas vemos que a pesar de todo su sufrimiento Dios no lo abandono y lo bendijo grandemente.

 

Comentario por Mariu (Maria Eugenia) el junio 29, 2011 a las 10:34pm

2 Corintios 12:10
Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Hechos 14:21-23

La Biblia de las Américas (LBLA)

21Y después de anunciar el evangelio a aquella ciudad y de hacer muchos discípulos, volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía,

    22fortaleciendo los ánimos de los discípulos, exhortándolos a que perseveraran en la fe, y diciendo: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

    23Después que les designaron ancianos en cada iglesia, habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído.


Romanos 5:2-4

La Biblia de las Américas (LBLA)

2por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

    3Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia;

    4y la paciencia, carácter probado; y el carácter probado, esperanza;

Lucas 24:46
y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día;

Romanos 8:17
Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

 

 

Sobre

Interesantes Articulos

My Privacy Policy Page

Necesitas la Oracion

http://bit.ly/OREMOSADIOS

Si deseas que oremos por ti, tenemos hermanos intercesores orando 24 horas al dia. Oprime SOBRE LA FOTO.

© 2018   Creado por Pablo Roman Caballero.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio