Apocalipsis: El dragón imitando la obra de Dios y de Cristo

El dragón imitando la obra de Dios y de Cristo

Satanás, arrojado del cielo sobre la tierra, lleno de odio se propone aprovechar el tiempo que le queda con el fin de destruir la obra de Dios en este mundo. Toda la historia de la humanidad es testigo de este esfuerzo maligno hasta el presente.

Este capítulo nos describe la estrategia del dragón para la lucha con la descendencia de la mujer, que representa sin lugar  dudas a la iglesia de Jesucristo el Señor.

La señal característica aquí es que su reino es organizado imitando el modelo de su adversario, es decir el cordero de Dios.

El diablo prepara para su bestia una especie de resurrección seguida por la entronización –imitándo la del cordero de Dios – para que todos le adoren.

Importante: todo el relato deja ver el propósito del dragón: ser adorado como dios. Y como no puede lograr esa meta. Causa ésta, en definitiva, por la cual fue arrojado del cielo. Hace todo lo posible para engañar a la gente. Siempre el diablo trabajará para robarle la gloria a Dios. Muchas veces usará si fuese necesario a los mismos cristianos. No son pocos los que caen en la trampa diabólica de enaltecerse contaminados con el espíritu de la serpiente antigua, que sigue susurrando a sus oídos: “Seréis como dioses.”

 Siempre imitando la obra de Dios, el dragón deberá recurrir a la segunda bestia, para enfrentar la formidable fuerza del cordero y de su iglesia. Aquí tenemos otra copia. Las dos bestias imitando a los dos testigos de Cristo – que ya vimos en apocalipsis 11 – se enfrentan con el cordero.

Así vemos que el capítulo 13, nos relata y describe esas dos bestias, que no son otra cosa que instrumentos del dragón para hacer la guerra a la iglesia de Cristo. ¿Quiénes son ó qué representan estas bestias?

La primera bestia puede representar el dominio político, representado a su vez por la Roma imperial en todo su esplendor militarista. Había conquistado con las armas todo el mundo conocido. Prácticamente se erguía como una bestia sedienta de poder, ante quien todos los otros reyezuelos se humillaban.

 La segunda bestia, podría representar el poder del sacerdocio pagano, especialmente el de Asia menor que se había sometido a los caprichos de los emperadores de turno.

También se interpreta a esta bestia como el poder religioso oficializado en el siglo III, cuando la Roma pagana se vuelve cristiana por orden de Constantino. Mientras la iglesia católica oficial, usaba su poder para enriquecerse, y obtener cada vez más poder social y político, la verdadera iglesia sobrevivía en la oscuridad de las catacumbas, en el temor de pagar con sus vidas si eran descubiertos.

 Algunos hablan de la bestia del occidente y la bestia de oriente. Interpretación ésta, que como veremos a continuación, siempre nos deja con esa sensación propia del apocalipisis. Por un lado nos representa lo que parece estar sucediendo en ese momento. Pero por el otro, la continuidaddel relato con figuras simbólicas, nos proyecta hacia un devenir de prueba y tribulación relacionada con un período de persecusión de la verdadera iglesia.

No debemos olvidar entonces, que Dios es soberano. Siempre habra preguntas que queden sin respuestas aparentes. Pero lo cierto, es que la revelación de Dios ha sido completada en la Biblia como su palabra. Así que el mensaje está claro, mientras la historia se desarrolla delante de nosotros, estamos llamados a confiar siempre. Jesucristo tiene la última palabra. Y eso es mas que suficiente.

 

Visitas: 628

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de CristianoBook para añadir comentarios!

Participar en CristianoBook

Sobre

Interesantes Articulos

My Privacy Policy Page

Necesitas la Oracion

http://bit.ly/OREMOSADIOS

Si deseas que oremos por ti, tenemos hermanos intercesores orando 24 horas al dia. Oprime SOBRE LA FOTO.

© 2018   Creado por Pablo Roman Caballero.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio