Has Sentido Un Vacio....Te Faltara Dios

Información

Has Sentido Un Vacio....Te Faltara Dios

PERSONAS QUE SE SIENTEN SOLOS Y QUE NO SABEN QUE CON SOLO TENER A DIOS DE AMIGO NO LE HACE FALTA MAS NADA....ANIMO

Miembros: 23
Última actividad: 4 Ene

La terapia del arrepentimiento
Por Dwight Longenecker


--------------------------------------------------------------------------------

La verdadera sanación proviene de hacernos cargo de nuestros propios problemas, no de culpar a otras personas por ellos. ¿ Pero cómo podemos sobreponernos a nuestra tendencia a culpar a los demás? El culpar a otros por nuestros problemas es una reacción natural pero inmadura. Tenemos que aprender a comportarnos con madurez.

A veces los adultos usan todo tipo de trucos para evadir la culpa, pero esto no lleva a la sanación. Los programas seculares de autoayuda son buenos para que la gente pueda asumir la responsabilidad por sus propios problemas, y se decida a hacer algo para resolverlos. Sin embargo, uno de los defectos de dichos programas es que dan la impresión de que podemos hacer algo sobre nuestros fracasos y nuestros problemas, sin ninguna ayuda. Es decir, que si solo tuviéramos más fuerza de voluntad y pensáramos de una manera más positiva, podríamos sobreponernos a todo. Tristemente la mayoría de nosotros no podemos hacerlo; necesitamos ayuda.

La persona madura se da cuenta de que sus problemas le pertenecen a ella y que solo hay dos personas que pueden ayudarla. La primera es ella misma y la segunda es Jesucristo. Como resultado, la mejor terapia y el mejor modo de resolver los problemas, es aprendiendo a decir "lo siento" a un nivel más profundo.

Cuando nos confesamos recibimos una excelente dosis de terapia interior. La confesión ayuda y el perdón verdaderamente nos hace mejores personas. Hay tres áreas problemáticas en nuestras vidas que podemos incluir en nuestra confesión. Generalmente hemos sido enseñados a pedir perdón solo por lo que hemos hecho. Sin embargo, también podemos pedir perdón por lo que hemos dejado de hacer y por las cosas que nos han hecho.

Cuando incluimos en nuestra confesión las cosas que hemos hecho, estamos dando un primer paso enorme para dejar el comportamiento inmaduro de culpar a los demás. Cuando confesamos no podemos culpar a otros; admitimos nuestras faltas y se las presentamos a Dios. Quizás sea cierto que cometemos pecados debido a emociones confusas o por circunstancias que están fuera de nuestro control. Todas nuestras acciones y decisiones surjen del complejo estado de nuestro corazón. Dios lo sabe y comprende todo esto. En lugar de analizar todos esos factores, El quiere que simplemente nos presentemos ante El, le digamos el mal que hemos hecho, y le dejemos a El el resto. Cuando presentamos nuestros problemas y pecados externos al confesar, la gracia de la absolución entra profundamente a nuestras vidas y mata las raíces del pecado...

A veces me olvido de confesar las cosas que he dejado sin hacer, pero quizás en esa área de mi vida es donde he cometido los pecados más grandes. Lo que hemos dejado de hacer es el símbolo de todo lo que podríamos haber sido en el plan de Dios. Si solo pudiéramos ver una mínima parte de la gloria para la cual fuimos creados, nos daríamos cuenta hasta qué punto hemos fallado. Fuimos creados para ser los hijos e hijas eternos del Rey de la Gloria; hermanos y hermanas de los santos y coherederos con Cristo. Dios quiere que nosotros seamos totalmente sanados algún día, y que brillemos con la radiancia de Cristo. Al ir a confesar debemos recordar el gran potencial que Dios nos ha dado a cada uno de nosotros. Entonces nos daremos cuenta de que nuestra falta de amor y nuestra tibia devoción a Dios, es el mayor problema de nuestras vidas.

Cuando yo era un clérigo, recuerdo que un hombre llamado Steve vino a verme. "Tú siempre nos estás diciendo que perdonemos a los demás"- me dijo. "Sin embargo, ¿qué hace uno si no puede perdonar a alguien?" "A quién no puedes perdonar?" - le pregunté. Me contestó : "Mi amigo Richard era mi socio en el negocio y mi mejor amigo. El año pasado me enteré de que no solo me estaba robando la mitad de mi parte en el negocio, sino que además mi esposa me estaba siendo infiel con él. Le odio y no puedo dejar de odiarlo."

Cuando Steve estaba hablando recordé un verso bíblico : "¿ Quién puede personar los pecados sino solamente Dios?" De pronto me di cuenta de que es imposible que podamos perdonar a alguien, contando solo con nuestras propias fuerzas.

Por tanto, cuando acudimos a confesarnos también debemos de hablar de todo lo que nos han hecho. No lo hacemos para culpar a la otra persona, sino para pedirle a Dios las fuerzas para perdonar. En el Padre Nuestro decimos : "Perdónanos nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden." Pero quizás debíamos de interpretar esa frase del Padre Nuestro de la siguiente manera : "Perdónanos nuestras ofensas, a la misma vez que perdonamos a los que nos ofenden." Con esto en mente llevaremos al confesionario lo que nos han hecho nuestros padres o maestros hace años, o lo que nos hizo ese mismo día nuestro jefe, nuestro cónyugue o nuestra familia. De este modo, al confesar nuestros pecados también podemos confesar nuestra incapacidad para perdonar, y pedirle a Dios que Su perdón fluya a través de nosotros, hacia aquellos que nos han hecho daño.

Es así como al pedir perdón en el sacramento de la reconciliación, este tiene un poderoso efecto sanador en nuestras vidas. En lugar de culpar a nuestros padres, nuestros maestros o a las circunstancias o los factores sociales, nos hacemos cargo de nuestros propios problemas y los traemos ante la presencia de Dios para pedirle Su ayuda. Cuando lo hacemos, la sanación que ocurre es poderosa y real; llega hasta las raíces de nuestros pecados, nos fortalece para hacer lo que debemos hacer, y llega a aquellos que han pecado contra nosotros. Recuerdo que una vez me dijo un viejo sacerdote : "La confesión es un sacramento simple, humilde y lindo; es más eficiente que la psicoterapia, más rapido y menos doloroso." y guiñándome un ojo añadió : " Y es más barato también."

Nota: Dwight Longenecker fue ministro anglicano y se convirtió al catolicismo. Vive en Inglaterra, donde trabaja como escritor católico independiente. Escribió un libro titulado St.Benedict and St. Therese - The Little Rule and the Little Way, que está siendo publicado por Our Sunday Visitor. Este artículo es una traducción editada de su artículo titulado "Sorry Therapy", tomado de la sección "Hope and Healing, Self Help and Recovery", del portal Catholic Net, con su autorización.



--------------------------------------------------------------------------------

Foro de discusión

es real o ilucion el oir que Dios te habla

Iniciada por Dominga Jerez 20 Nov 2013. 0 Respuestas

he oido a tantas personas que dicen:dios me dijo, Dios dice, el te dice,esto aveces me suena a adivinacion, en otros suena a sugestion, en otros a fantaciame gustaria saber si sera verdadContinuar

Etiquetas: dicen, que, lo, verdad, sera

COMUNICACION CON DIOS

Iniciada por MILAGROS TORRES 10 May 2011. 0 Respuestas

Todos podemos hablar con Dios.Pero la pregunta es: Lo hacemos?¿Con qué frecuencia?  ¿En qué momentos?Jack Hayford, un hombre de Dios dijo: —Un mundo dice: Esperar cuando no hay esperanza, es una…Continuar

TE FALTA CONFIANZA EN DIOS

Iniciada por MILAGROS TORRES 24 Abr 2011. 0 Respuestas

“Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no estribes en tu prudencia.“ Proverbios 3:5-6I. ¿Te esta faltando confianza en Dios?Estas seguro que el esta trabajando en tu vida cada día en:•Proveer para…Continuar

Comentarios

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Has Sentido Un Vacio....Te Faltara Dios para añadir comentarios!

Comentario por Eunice de los Dolores Mazo Areiz el marzo 31, 2012 a las 1:31am

Gracias te doy Señor por encontrar esta página, aunque hay momentos que me siento tan sola Señor.

Comentario por MILAGROS TORRES el abril 24, 2011 a las 11:03am
<iframe title="YouTube video player" width="456" height="370" src="http://www.youtube.com/embed/rZ3RXYIMJcI" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>
Comentario por MILAGROS TORRES el abril 24, 2011 a las 10:51am
Comentario por MILAGROS TORRES el abril 24, 2011 a las 10:40am
Comentario por MILAGROS TORRES el abril 24, 2011 a las 2:46am
QUE BUENO QUE LO ENTIENDES DIOS ES AMOR ...EL SIEMPRE ES FIEL DIOS TE BENDIGA
Comentario por MILAGROS TORRES el abril 1, 2011 a las 6:09pm
No hay tiempo que perder, obtén tu salvación ahora!



Amigo o amiga, permíteme un poco de tu tiempo para compartir contigo las buenas nuevas que Dios nos ha anunciado.

Quiero hablarte de las buenas nuevas y del regalo que Dio nos ofrece a ti y a mi, a toda la humanidad, el regalo de su amor, tu salvación, el perdón de tus pecados y la vida eterna.

Dios creó al ser humano con un propósito el cual planeó desde antes de la creación.

El ser humano fue creado para glorificar a Dios y para ser feliz disfrutando de Dios para siempre. Dios quiere que nosotros seamos felices junto a El ahora en esta vida y para siempre en la eternidad; pero la desobediencia y el pecado del ser humano han causado la separación y condenación del mismo; y esto le ha dolido en su corazón a Dios porque El nos ama, pero también Dios entiende y conoce nuestra situación y sufrimientos, y El no quiere que estemos condenados y alejados de El.

Dios tiene un propósito maravilloso para tu vida, Dios quiere liberarte de tus cadenas, El quiere aliviar tu sufrimiento y restaurar tu vida, El nos ama y nos espera con los brazos abiertos, el nos ofrece su perdón y amor.

Dios ha venido al mundo a buscarnos a ti y a mi, vino para predicar buenas nuevas a los abatidos de espíritu, a sanar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos y a dar sanidad a los enfermos; por eso desde la eternidad planeó la forma de salvarnos y reconciliarnos con el, mediante Jesucristo a través de su plan de salvación; el cual te ofrece a ti hoy, si tu piensas que estás solo y que nadie te quiere, que a nadie le importas, o si ya no sabes como resolver tu situación, o tal vez no le encuentras un propósito o sentido a la vida, quizá al ver lo mal que está el mundo a tu alrededor piensas que ya no hay solución ni esperanza; pero déjame decirte que: SI HAY UNA ESPERANZA Y UNA SOLUCION, SE LLAMA JESUCRISTO.

Dios te ama y está ansioso de entrar en tu vida y a tu corazón hoy. El es la respuesta y solución a tus problemas y sufrimientos. Todos los seres humanos tenemos un vacío en nuestra existencia, que no puede ser llenado con ninguna cosa, ya sean riquezas, amistades, bienes materiales o posición social; ese vacío solo puede ser llenado por Dios, y aunque tú creas que eres feliz, que lo tienes todo y que no te hace falta nada, tú necesitas a Dios en tu vida; El quiere salvarte y entrar en tu vida hoy mismo, pero solo tú decidirás si lo aceptas y si aceptas el maravilloso regalo de amor y salvación que El te ofrece. Esta es la decisión más importante que tendrás que tomar en tu vida. Si quieres conocer en qué consiste el plan de salvación y como obtener este hermoso regalo, ten un poco de paciencia y lee completamente lo que sigue, con calma.

Todos somos habitantes temporales en este mundo y tarde o temprano nuestra vida física llegará a su fin, y al morir, todos nos presentaremos delante de Dios para ser juzgados, en ese juicio se decidirá en que lugar pasaremos la eternidad; solo hay dos lugares en los que pasara la eternidad nuestra alma, en el cielo con Dios, o en el infierno, y es ahora en esta vida cuando cada uno de nosotros decide en donde pasar la eternidad, si quieres obtener la salvación de tu alma o la dejas condenarse. La palabra de Dios está contenida en la Biblia, ésta nos dice: “(Hebreos 9:27) Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio”

Todos nosotros tenemos un gran problema, y este es que todos, absolutamente todos, somos pecadores (Romanos 3:23) “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” somos pecadores y por tanto todos estamos condenados, porque la Biblia dice:

Toda la humanidad es pecadora, cada uno de nosotros cada día pecamos en obra palabra y en pensamiento; pecamos contra Dios, pecamos contra nuestros semejantes, pecamos contra la creación de Dios, y por esta razón nuestro castigo es la muerte de nuestra alma en el infierno, la Biblia dice: (Romanos 6:23)” Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”. Y esto es por que la humanidad ha decidido no obedecer a Dios y vive bajo su propia voluntad y no se ha sujetado a la voluntad de Dios que es perfecta. De esta rebeldía viene la causa de todos los males e injusticias que sufrimos en este mundo. La Biblia dice en (Isaías 53:6) Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino”; quizás alguien pudiera decir, pues yo no he pecado, nunca he hecho nada malo, pero la Biblia dice en (1 Juan 1:8) Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros”, por esto es que todos estamos condenados al infierno; pero hay esperanza para nosotros porque Dios es bueno y misericordioso y no quiere ese destino para la humanidad.

Porque a pesar de todo, Dios nos ama, Dios es amor, El es nuestro creador y desde que creó la humanidad ha estado atento y pendiente de nosotros, siempre teniendo misericordia de nosotros, ya que no nos ha tratado conforme a nuestras malas acciones, la Biblia dice en (Lamentaciones 3:22-23) Por la misericordia de Jehová (el Señor) no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es su fidelidad”

Dios está consciente de nuestro gran problema que nos separa de El, porque el pecado es un abismo que separa al hombre de Dios y El siempre ha buscado tener una relación personal con el ser humano hablándole de muchas formas; pero el hombre lo ha ignorado y despreciado. Dios nos ama a todos por igual, no importa si somos pobres o ricos, si somos siervos, presos o libres, no importa que edad tengamos o de que raza seamos, El nos ama a todos igual, la Biblia dice en (Hechos 10:34) Dios no hace acepción de personas”. Dios nos ama y nos acepta como somos, pero lo que Dios no ama de nosotros ni acepta es el pecado.

Nadie puede salvarse ni ir al cielo, ni acercarse Dios si no está limpio de pecado, pero nadie puede limpiarse así mismo de su pecado ni salvarse por si solo por sus propios méritos, la Biblia dice en (Marcos 8:37) O que recompensa dará el hombre por su alma?. Entonces, como podemos resolver este problema? Nosotros no podemos resolverlo, pero Dios si puede , y ha resuelto el problema desde antes de la fundación del mundo, nosotros merecemos el castigo por nuestros pecados, pero a pesar de eso Dios es grande en misericordia y el lo último que quiere hacer es castigarnos, la Biblia dice en (Salmos 86:15) Mas tu Señor eres Dios misericordioso y clemente, lento para la ira y grande en misericordia y verdad”, Dios no quiere tener que castigarte por tu pecado, el primero quiere darte la oportunidad de que te arrepientas y cambies tu forma de vivir para que regreses a El. La Biblia dice en (2 Pedro 3:9) Dios es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. Dios no quiere tener que castigar al pecador, el por el contrario, primero ofrece la reconciliación y su perdón, porque el quiere consolar al que llora, levantar al abatido, restaurar el alma del herido, abrazar al rechazado y traerlo a su lado para darle su amor. Pero el castigo por nuestro pecado debe ser pagado, así que Dios por amor a nosotros, decidió poner un sustituto en lugar nuestro para que recibiera el castigo que debíamos recibir nosotros y así pagar por nuestros pecados, ese sustituto fue nuestro señor Jesucristo. Dios puso todos los pecados de la humanidad sobre el, para que Jesucristo pagara y recibiera el castigo por nuestros pecados, la Biblia dice en (2 Corintios 5:21) Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en El”

Quien es Jesucristo? Jesucristo es el Señor y salvador de la humanidad. Jesucristo, Dios y el Espíritu Santo son un solo Dios y esto lo afirma Jesús mismo en la Biblia en (Juan 10:30) Yo y el Padre uno somos (1 Juan 5:7) Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. Pero también Jesucristo es el cordero de Dios, quien se ofreció voluntariamente en sacrificio por amor a nosotros para pagar nuestros pecados, esto lo dice la Biblia en (Juan 1:29) El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a el y dijo He aquí el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

Dios ama tanto a la humanidad, que sacrificó a su amado hijo entregándolo en rescate por nosotros, la Biblia dice en (Juan 3:16) Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en El cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” Jesucristo siendo Dios mismo, descendió a la tierra, para nacer como ser humano y así entregarse así mismo por amor a nosotros. El se adjudicó nuestros pecados , y tomo nuestro lugar para recibir el castigo que debería haber caído sobre nosotros, la Biblia dice en (Isaías 53:5) Mas El herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre el, y por su llaga fuimos nosotros curados. Y también dice (1 Pedro 2:24) El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos ala justicia; y por su herida fuisteis sanados”, pero por que lo hizo? Porque nos ama con un amor tan grande que nuestra mente humana no alcanza a comprender, el mismo lo dijo en (Juan 15:13) nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos” El no quiso que nosotros sufriéramos el justo castigo por nuestros pecados, así que los tomó el y los sufrió. Pero porque tuvo que morir el? Porque El es el único que podía pagar el altísimo precio por todos los pecados de la humanidad. Jesús tuvo que sufrir torturas crueles, azotes, golpes, humillaciones, burlas y morir de una forma lenta y dolorosa en una cruz, para derramar su preciosa sangre, para después resucitar al tercer día, porque la Biblia dice en: (Hebreos 9:22) Sin derramamiento de sangre no se hace remisión para perdón de pecados”. Y así a través de su sacrificio limpiarnos de nuestro pecado, salvarnos y reconciliarnos con Dios, y gracias a ello hemos alcanzado el perdón y la salvación de nuestra alma, puesto que El ya pagó la deuda con su vida y sangre misma, esto lo dice la Biblia en (Romanos 5:10) Porque si siendo enemigos de Dios fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida”.

Ahora qué tenemos que hacer nosotros? Lo único que tenemos que hacer nosotros para recibir el regalo de nuestra salvación es creerlo y aceptarlo, arrepintiéndonos sinceramente de corazón de nuestros pecados, pedirle perdón a Dios, aceptar a Jesucristo en nuestro corazón como nuestro único Señor y suficiente salvador bautizándonos en su nombre y entregarle nuestra vida a Dios. En el momento que tú hagas esto, Dios te perdona para siempre todos tus pecados y serás salvo, porque la Biblia dice en 2:38 Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Y también en (Hebreos 10:17) Y nunca más me acordaré de tus pecados y transgresiones.

Tal vez pienses; yo he sido una persona muy mala, he lastimado a otras personas, hice cosas indebidas, he rechazado a Dios por años y me he burlado de El, aún así me acepta?, la respuesta es sí el te acepta, Dios te perdona si tu te arrepientes sinceramente de corazón y aceptas a Jesucristo en tu corazón como tu Señor y Salvador, porque la Biblia dice en (Juan 6:37) al que viene a mi yo no le echo fuera. O tal vez digas, yo he estado haciendo cosas muy inmundas y vergonzosas, he tenido pensamientos muy malos y pervertidos, me siento sucio e indigno, aún así me recibe Dios y me perdona?, la respuesta es sí, Dios te persona y te recibe si tu te arrepientes y aceptas a Jesucristo en tu corazón como tu Señor y Salvador, la Biblia dice en (Isaías 1:18) Venida hora, dice el Señor, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.

Incluso alguien podría pensar, pero yo soy muy malo porque soy responsable de la muerte de otro ser humano y toda mi vida he pecado, he cometido acciones muy bajas y crueles, aún así puedo alcanzar el perdón de Dios? La respuesta es sí. Dios te perdona si tu te arrepientes sinceramente de corazón y aceptas Jesucristo en tu corazón como tu Señor y Salvador, porque también dice la Biblia en (1 Juan 1:9) Si confesamos a Dios nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

No hay pecado que Dios no te perdone si tu te arrepientes sinceramente de corazón y recibes a Jesucristo en tu corazón como tu Señor y Salvador, esto lo dice la Biblia en (Mateo 9:13) Aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento. Entonces no hay excusa, Jesucristo vino a este mundo a buscarnos a ti y a mi para darnos su perdón, limpiarnos de nuestro pecado, salvarnos del infierno y darnos la vida eterna en el cielo, esto lo dice la Biblia en (Lucas 19:10) Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Pero también hay personas que quizá digan: tu llega al cielo a tu manera, que yo llegaré a mi manera, o quizá digan: hay varios caminos para llegar a Dios, pero estas personas tienen que entender que así como nosotros no escogemos como nacer sino que solo nacemos de una forma, así también solo hay una forma de salvarse y llegar al cielo, y es a través de Jesucristo, el mismo lo dice en (Juan 14:6) Jesús dijo: Yo soy el camino, y la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino es por mi. También dice en (Juan 13:20) De cierto, de cierto os digo: El que recibe al que yo enviare, me recibe a mí, y el que me recibe a mí, (JESUS) recibe al que me envió.

Otras personas podrían decir: pues yo soy bueno, no le hago mal a nadie, le doy a los pobres y ayudo al necesitado. Yo hago el bien a los demás. Eso está muy bien, pero…..No soy tus obras las que te salvarán!!, La Biblia dice en (Efesios 2:8) Pues por la bondad de Dios hemos recibido la salvación por medio de la fe (en Jesús). No es algo que ustedes mismos hayan conseguido, sino que les ha sido dado por Dios. No es el resultado de las propias acciones.

Es solo por la fe en Jesucristo que puedes lograr tu salvación, nuestras buenas obras no son dignas para salvarnos delante de Dios, porque nosotros no podemos comprar o ganar nuestra salvación, porque la Biblia dice en: (Efesios 2:9) no es por obras, para que nadie se gloríe. Y también dice en (2 Timoteo 1:9) quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos.

La Biblia nos enseña que las buenas obras son un producto de la salvación. Las buenas obras que haces antes de entregarle tu vida a Cristo no te sirven para salvarte. Las que tienen valor son las que haces después que recibes a Jesucristo como tu Señor y Salvador. Otros quizá digan: yo ya tengo mi religión!, o yo ya tengo mi propia filosofía de la salvación!, o yo creo en tal o cual dios!; pero déjame decirte que la religión no salva a nadie, y no hay otro dios que pueda salvarte, esto lo afirma la Biblia en (1 Timoteo 2:5) Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo. Y también dice en (1 Juan 5;12) El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. Ahora comprenderás que no hay otra forma de salvación ni de ir al cielo, sino solo a través de aceptar a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador, por que?, porque El pagó el precio por tu salvación con su muerte en la cruz.

Tú puedes ser un hijo de Dios si aceptas a su hijo Jesucristo como tu Señor y Salvador.

Antes de regresar al cielo Jesucristo dio esta maravillosa promesa para todos aquellos que lo recibieran como su Señor y Salvador (Juan 14:2) No se turbe vuestro corazón; crees en Dios, creed también en mi. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si asi no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mi mismo, para que donde yo estoy, vosotros también esteis.

Si tu desde hace tiempo estás buscando la paz y el consuelo de tu alma y tu vida y no la has hallado, sientes temor y no sabes a quien acudir, déjame decirte que solo Jesucristo puede darte esa paz y seguridad, ya que el dice en (Juan 14;27) La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

Si tu no sabes que hacer con tu vida, no sabes qué camino tomar, quieres encontrarle sentido a tu vida, andas en busca de la verdad, pues Jesucristo te da la respuesta en (Juan 14:6) Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mi.

Si estás atribulado, cansado, cargado de rencores contra otras personas, por lo que tal vez te hicieron, o tienes tristeza en tu corazón, estás abatido por tus problemas y dificultades, te sientes frustrado y ya no puedes más, entonces ven a Jesucristo pues el dice en: (Mateo 11:28) Venid a mi todos los que estais trabajados y cargados, y yo os hare descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mi, que soy manso y humilde de corazón; y hallareis descanso para vuestras almas.

Quizá te sientas prisionera de alguna situación, o tal vez estés oprimido o cautivo de algo o alguien, o estés preso de alguna adicción que te está destruyendo a ti o a las personas a tu alrededor y no sabes como librarte, pues déjame decirte, Jesucristo vino para darte libertad de cualquier situación, El lo dice en (Juan 8:36) Así que, si el Hijo os libertare, sereis verdaderamente libres.

Tal vez estás solo o te sientes solo, sientes que no tienes a nadie, que a nadie le interesas, tal vez tu propia familia te ha dado la espalda, o la has perdido, pero mira lo que Jesucristo te promete si lo recibes como tu Señor y Salvador, (Mateo 28:20) y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo, y tambien dice en (Salmos 27:20) Aunque mi padre y mi madre me dejaren, con todo, el Señor me recogerá.

Tal vez en tu vida te hace falta el amor, o lo has buscado y no lo has hallado, o no te sientes amado, pues Dios sí te ama, y quiere darte su amor mediante Jesucristo, El mismo nos lo dice en (Juan 15:9) Como el Padre me ha amado, así tambien yo os he amado; permaneced en mi amor.

Estás cansado de la vida que llevas? deseas una nueva vida?, quieres un nuevo comienzo? y ser una persona nueva?, Jesucristo puede darte todo esto, El dice en (2 Corintios 5:17) De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas, quieres alcanzar la verdadera felicidad? Dejame decirte que solo podrás tener la verdadera felicidad cuando recibas a Jesucristo como tu Señor y Salvador (Juan 15:11) Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros y vuestro gozo sea cumplido.

Si recibes a Jesucristo como tu Señor y Salvador, será el comienzo de una vida nueva, maravillosa, Dios te bendecirá y transformará tu vida para arreglar todo aquello que necesita ser restaurado y cambiar tu vida en la medida que tu rindas tu vida a El, pero lo mejor de todo será cuando en el momento de la muerte, te presentes delante de tu Señor y salvador, el Dios todopoderoso y El te diga Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo (Mateo 25:34).

Dios te ama, y por su gran amor ha preparado un camino a través de su hijo Jesucristo para que tu puedas ir al cielo con El y no al infierno, el lago de fuego es el destino final para todos aquellos que no aceptan a Jesucristo como su Señor y salvador (Apocalipsis 20:12) Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras (Apocalipsis 20:15) Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.

Para todas las almas que mueran sin arrepentirse y sin Jesucristo como su Señor y Salvador será demasiado tarde, pero qué es lo que decidirás tu? Dios te ama y te ha guiado hasta aquí para que conozcas a Jesucristo y lo recibas como tu Señor y Salvador.
 

Miembros (22)

 
 
 

© 2017   Creado por Pablo Roman Caballero.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio