Como bien aconseja el maestro Aruh, para comenzar a respetar a tu esposa, debes decidir a partir de un determinado momento y en adelante, que dejarás de criticarla. Si ella quema tu comida, entonces sabrás que el Creador quiere que comas comida quemada. Si ella pide tu
opinión, no te hagas de repente el dueño de la verdad y le digas que mala salió la comida.
Piensa en el Creador y en la paz de tu hogar. Si quieres intentar y moldear su comportamiento, hazlo agradeciéndole y congratulándola por las geniales cosas que hace. Después de una buena comida, cómprale un pequeño regalo o baratija, o escríbele una nota. Haz brillar la luz de amor y respeto sobre ella, y quita la oscuridad de la crítica y de los comentarios negativos.

Otro principio importante para la paz doméstica, es no reaccionar nunca impulsivamente la Mala Inclinación gobierna durante tres segundos una vez que respiras hondo, la vences. Las reacciones de enojo son reacciones instintivas inmediatas debemos pensar con nuestro cerebro
y no con nuestros intestinos. También, se compara la cólera a la adoración de ídolos. Por lo tanto, cuando un hombre se enoja con su esposa, es también culpable de la carencia de fe. De este modo, cuando estás en casa en una situación difícil, para, respira hondo, sonríe, y reacciona con "luz". El hondo suspiro de los tres segundos salvará tu vida y tu matrimonio.

Se enseña que por medio de juzgar a tu esposa favorablemente, convocas su mejor comportamiento, porque cuando juzgamos a otra persona de forma favorable, literalmente levantamos a aquella persona a un nivel
espiritual más alto. Se enseña también otra cosa más, que el adulterio comienza con los ojos. Mirando a otra mujer es como cometer un adulterio espiritual.

Se considera que podemos saber el nivel de la Presencia Divina en la casa de una persona, según el nivel de la paz en el hogar.
Respetar a nuestras esposas es el requisito previo a la paz del hogar; por lo tanto, respetar a nuestras esposas es el requisito previo a la Presencia Divina en nuestra casa.

El Rey Salomón nos enseña en los Proverbios que cuando el Creador se complace con un hombre, hasta sus peores enemigos se reconciliarán con él. A veces, parece que nuestras esposas son nuestras peores enemigas, pero en realidad, ellas son nuestras mejores amigas, aun cuando
ellas se enojan con nosotros, nos demuestran simplemente que tenemos más trabajo para hacer.

Considere que los severos juicios que hay sobre una persona, son indicaciones de su arrogancia. De este modo, cuando tenemos el severo juicio de sufrimiento en el hogar, esto es realmente la compasión Divina, un mensaje que nos dice que tenemos que conquistar la humildad y librarnos de la arrogancia.

Por todos estos motivos, una persona soltera no puede comenzar a acercarse de ninguna forma a la corrección de su carácter y al verdadero servicio del Creador, porque él no tiene un espejo. Una persona sin un espejo puede vivir en
la fantasía que es hermosa y prolija, cuando en realidad es descuidada y despeinada. Una esposa es el regalo de un hermoso espejo tachonado de diamantes que el Creador nos da. ¿No es lo lógico respetar un regalo tan apreciado del
Todopoderoso? Respetando a nuestras mujeres, convertimos este mundo en un jardín de armonía y placer sublime. Más aún, respetando a nuestras mujeres, reforzamos nuestra relación con el Creador.

Un marido preguntó cierta vez: "Qué, espera usted que mienta a mi esposa? ¿Yo debería decirle que ella es hermosa cuándo ella es realmente fea?" Un prestigioso sabio que en un momento de vanidad cuando se sentía un poco pagado de sí mismo, encontró a un pequeño hombre desfigurado, y le dijo, "¡Qué feo eres! ¡" decía la verdad! El pequeño hombre contestó, "Dirígete al Artesano Divino que me creó, y quéjate qué feas son Sus creaciones!" El sabio entendió que había pecado, ya que en efecto su comentario blasfemaba al Creador. Posteriormente avanzó lentamente de rodillas pidiendo el perdón del pequeño hombre.

Cuando una persona contempla que su esposa fue creada por el Creador, y es realmente su propia otra mitad, ella se vuelve hermosa. Incluso se dice que una esposa es la fuente de bendiciones y felicidad del marido. Entonces si no quieres decirle a tu esposa que es hermosa, le puedes llamar "mi bendición" o "mi felicidad". Imagínate cuándo un marido vuelve a casa del trabajo, y en lugar de golpear la mesa diciendo que tiene hambre - como un hombre de las cavernas - sonríe, da a su esposa una flor o una barra de chocolate, y le dice "Estoy tan feliz de verte, bendición de mi vida!" Ella se "derretirá". La forma en que un esposo entra en su casa es una auténtica señal del respeto del
hombre hacia su mujer.

Un comentario superimportante nunca compares a tu esposa con ninguna otra mujer en el mundo, ni con tu madre o hermana. ¡Una esposa sólo puede sentirse feliz cuando siente que su marido la considera y la respeta más que a cualquier otra mujer en el mundo! Inmediatamente después que el hace la más pequeña alusión que prefiere una
cualidad de otra mujer, su corazón se llenará de odio y celos, aunque la otra sea su madre o su hermana.

Uno de los signos más grandes de amor y respeto es cuando un marido está dispuesto dar a su esposa cualquier cosa que ella desee. Por esta razón, un marido tacaño nunca puede ser un marido cariñoso o respetuoso. Incluso si es incapaz de realizar los deseos de su esposa, nunca debería decirle "No", sólo debe prometerle que tan pronto como el Creador le envíe los medios, él estará feliz de acceder a su deseo. Esto hace a la esposa sentirse amada y respetada.

Nunca te olvides que las relaciones físicas de un marido con su esposa son tristes y torturantes para ella si están carentes de respeto y amor. Por lo tanto, la unión verdadera con la esposa nunca puede ser conseguida sino
por medio del respeto completo del marido. Es respetando a nuestras esposas, que añadimos paz al mundo, y con la añadida paz, hacemos esta tierra un lugar digno de la Presencia Divina haciendo de nuestros propios hogares pequeños santuarios, para honra y gloria de nuestro Dios amén.

Visitas: 12

© 2017   Creado por Pablo Roman Caballero.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio